El educador católico es aquel que vive desde la fe su vocación docente, entendida como: calidad profesional, proyección apostólica en la formación integral de sus alumnos y alumnas, en la comunicación de la cultura, y en la práctica de una pedagogía de contacto directo y personal con el alumno.

Dentro del legado de la Congregación de Santa Cruz, la responsabilidad básica del profesorado es la de crear y mantener un ambiente que lleve a los estudiantes a transformarse en cristianos comprometidos y ciudadanos responsables y competentes. Las virtudes del educador católico en la tradición de la Congregación de Santa Cruz, según nuestro fundador, son: la seriedad, la humildad, la paciencia, la prudencia, la firmeza, la reverencia, el conocimiento, el celo y la vigilancia.

Número de profesores 230
Profesores jornada completa 75%
Profesores post grado 20%
Años de permanencia promedio 10
Psicólogos 8
Psicopedagogas 5